Víctor Goikoetxea recupera la memoria histórica de una profesión perdida a través de la escultura

EDICIÓN IMPRESA & DIGITAL