El arte relojero tradicional ginebrino llega a Pamplona de la mano de Montiel Joyero



Edición impresa